¡10 lugares en Rusia que tienes que visitar!

Si eres de las personas que estará allá el 14 de junio, no puedes dejar de visitar estos 10 centros turísticos que tiene Rusia para ti, y si eres de los que se van a quedar a disfrutar a ver el mundial desde la comodidad de tu casa pero, si piensas hacer un viaje por el viejo mundo y una de tus paradas es Rusia, guarda esta nota que te servirá de mucho.

          1. Kremlin, Moscú. 

Conocido también como la ‘Casa Blanca Rusa’, está formada por un conjunto de edificios civiles y religiosos, cuatro palacios y cuatro catedrales, para ser exactos, agrupados en un recinto que delimita con la Muralla del Kremlin. 

 

En 1990 fue incluido en la lista de Patrimonios de la Humanidad de la Unesco.

          2. Plaza Roja, Moscú. 

 

La plaza más famosa que de Rusia ocupa nada menos que una superficie de 23.100 metros cuadrados. También se encuentra en la lista de la Unesco. Su nombre no proviene del color de los ladrillos que la rodean, sino que deriva de Красная (Krásnaya), que significa ‘roja’, pero en ruso antiguo quería decir ‘bonita’.

          3. Catedral de San Basilio, Moscú. 

 

Situada en la Plaza Roja, fue un templo ortodoxo y es conocido por sus cúpulas en forma de bulbo, que la hacen fácilmente reconocible. Fue construido en 1554 por orden de Iván el Terrible, obedeciendo a una promesa que había hecho años antes si conseguía conquistar el Kanato de Kazán. Ha sobrevivido a varios incendios e, incluso, a un plan de demolición por parte de Stalin.

          4. Museo del Hermitage, San Petersburgo. 

 

Situado entre el malecón del río Neva y la Plaza del Palacio, ocupa cinco edificios unidos, formando uno de los conjuntos arquitectónicos más bellos que ver en Rusia. Actualmente, atesora más de tres millones de objetos de Europa y Oriente desde tiempos remotos hasta el siglo XXI, siendo considerada una de las pinacotecas más completas del mundo, sumando el recorrido por todas sus salas una distancia de 24 kilómetros.

          5. Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, San Petersburgo.

 

También llamada Iglesia de la Resurrección de Cristo, fue edificada en el mismo lugar donde fue asesinado, víctima de un atentado, el zar Alejandro II de Rusia. Como anécdota curiosa durante la Segunda Guerra Mundial una bomba cayó sobre la cúpula más alta del templo, pero no llegó a explotar y se mantuvo en su interior durante 19 años, hasta que fue encontrada y retirada por unos obreros.

          6. Palacio Peterhof, San Petersburgo.

 

Se encuentra a 26 kilómetros de San Petersburgo. 20 fuentes, 2 cascadas, cerca de 40 estatuas y más de 200 bajorrelieves dan una idea aproximada de las dimensiones de la que fuera residencia de verano de Pedro I el Grande. 

7. Teatro Bolshói, Moscú.

 

Fue fundado en 1776 por el príncipe Piotr Urúsov y el empresario inglés Michael Maddox. Puede ser visitado de dos maneras: adquiriendo entradas para acudir a alguna de sus representaciones o con una visita guiada en inglés. No existe posibilidad de reservar tours on line, por lo que deberás hacer cola el mismo día en sus taquillas. Esta limitado a 20 personas por grupo y solo hay uno diario.

8. Vladivostok

 

Última parada del famoso ferrocarril Transiberiano, esta ciudad portuaria es una de las más hermosas que ver en Rusia. Situada a orillas del mar de Japón, a más de 9.000 kilómetros de Moscú, Vladivostok presume de monumentos militares, más de 30 museos, academias, universidades y la sucursal de la Academia de Ciencias Rusa.

9. Sochi 

 

Está rodeado por las montañas del Cáucaso y se extiende a lo largo de 147 kilómetros por la costa del Mar Negro. Los complejos turísticos de Sochi reciben cada año a más de cuatro millones de visitantes en busca de su clima templado, bellas playas, lagunas con minerales y vegetación subtropical. 

10. Lago Baikal

 

Contiene el 20 por ciento del agua dulce del planeta, y es el quinto río más largo del mundo, tras Amazonas, Nilo, Yangtsé y Misisipi-Misuri. Su agua posee tanta calidad que se considera potable, ya que los microorganismos que la habitan efectúan, sin quererlo, una exhaustiva limpieza.