Supershe Island, un lugar dónde los hombres no son admitidos.

Se trata de una isla en la costa de Finlandia, que ha sido bautizada como SuperShe Island por su nueva dueña, la empresaria norteamericana Kristina Roth, quien quiere convertir la isla en un templo de bienestar de la mujer.

SuperShe Island nació cuando Kristina Roth durante unas vacaciones, en un ashram en Malibú (California), advirtió que las mujeres se preocupaban más por los hombres que por ellas mismas. "Cada vez que había un hombre atractivo cerca, veía cómo ellas sacaban rápidamente su pintalabios y se pintaban. Mi idea consiste en que las mujeres puedan concentrarse en sí mismas y no se alteren sus hormonas", ha explicado a New York Post.

La estancia completa para vivir la experiencia entera, que consta de 5 días, oscila entre los 3 mil y los 6 mil dólares. Sin embargo, su creadora planea que en un futuro existan planes de solo un fin de semana para las mujeres más ocupadas.

Ser mujer no es el único requisito para poder ingresar como huésped a este lugar. Además de llenar un formulario vía la web, deberás pasar por una entrevista vía Skype. Según la creadora, la idea no es discriminar, sino que las huéspedes se sientan completamente seguras y en confianza creando un vínculo previo a la llegada en la isla.