La Basílica de Notre-Dame en Montreal demuestra que es pura magia

Montreal es la ciudad más grande dentro de Québec, uno de los destinos turísticos más destacados de este lugar sin duda alguna es Basílica de Notre Dame, gracias a su gran arquitectura con una gran variedad de estilos y tamaños. 

 

Está ubicada en el distrito antiguo de Montreal, su diseño es del nuevo Gótico y es reconocida como una de las más hermosas de este estilo a nivel mundial, además de ser de un gran tamaño, pues caben alrededor de 4.000 personas.

 

Diseñada por James O’Donnell, un arquitecto de Nueva York, quien disfruta demasiado al construirla, pese a que su proyecto lo convirtió en una persona católica, por lo que los turistas han llegado a decir que su experiencia está marcada en cada rincón de la Basílica.

 

A finales del siglo XIX, la Basílica de Notre Dame fue estipulada como la más grande de Norteamérica, y al verla te sorprenderá su tamaño. A pesar de que hay una gran cantidad de iglesias dentro de la ciudad, esta es una de las favoritas por los increíbles detalles que la componen en cada espacio, un claro ejemplo son sus maderas exóticas talladas recubiertas de color dorado.

 

Por si no lo sabías, el altar principal está hecho completamente de madera tallada, así como la Capilla del Sagrado Corazón, también cuenta con techos de color azul profundo con estrellas doradas, sus vitrales y todos sus detalles son muy coloridos.